Añadir nuevo comentario

En el marco de las actividades por el aniversario de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Lanzan nueva Alianza 8.7 para un mundo libre de trabajo infantil y trabajo forzoso

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), asumidos por los países que integran las Naciones Unidas, marcan un panorama de grandes desafíos necesarios para tener una sociedad justa y sostenible que permita mejorar la calidad de vida de las personas. Para ello, la Agenda 2030 reconoce que el trabajo conjunto, la articulación y la cooperación entre los países es la clave para lograrlo.

Bajo este llamado urgente surge la Alianza 8.7, una innovadora iniciativa global promovida por la Organización Internacional del Trabajo, cuyo propósito es articular los esfuerzos existentes y futuros para dar cumplimiento a la meta 8.7 de los ODS y acompañar así a los Estados Miembro de las Naciones Unidas en la erradicación del trabajo forzoso, esclavitud moderna, la trata de personas y el trabajo infantil para el año 2025.

Esta Alianza ayudará también al progreso de los ODS que estén intervinculados y sean interdependientes a la meta 8.7, por su enfoque de pobreza, educación, igualdad de género, trabajo decente, desigualdades, paz y justicia; y se centrará en cuatro ámbitos estratégicos:

1. Acelerar procesos

2. Coordinar mejor la investigación y el intercambio de conocimientos

3. Estimular la innovación

4. Incrementar y movilizar los recursos

El lanzamiento oficial de la Alianza 8.7 se realizó en New York, para el cual se organizaron tres paneles de discusión que tuvieron como invitados a representantes de gobierno, organizaciones de trabajadores y empleadores y distinguidos académicos, quienes expusieron sus expectativas acerca del rol de la nueva Alianza y mencionaron los retos a los que deberá enfrentarse para alcanzar la meta 8.7.

Una de las reflexiones del evento fue la urgencia de abordar las causas principales del trabajo forzoso, esclavitud moderna, trata de personas y del trabajo infantil, tales como la pobreza y pobreza extrema, la vulnerabilidad, la desigualdad y la falta de oportunidades.

Para esto, los invitados concluyeron que se necesita un marco legal sólido que asegure los derechos de los y las trabajadores, refugiados y migrantes; la participación activa de los gobiernos tanto a nivel nacional como internacional; la promoción del trabajo decente, como un medio para salir de la pobreza y restaurar la dignidad humana; la promoción de la educación para erradicar el trabajo infantil y cerrar la brecha de género; la comprensión de las barreras culturales para encontrar los medios más adecuados que superen las externalidades negativas de hábitos culturales; y por último, el intercambio de buenas prácticas.

Cabe destacar que la Alianza 8.7 encuentra en la Iniciativa Regional una gran aliada para sus acciones a nivel regional, en particular en su lucha contra el trabajo infantil y por el respeto de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.