• Increase
  • Decrease
  • Normal

Current Size: 100%

Le invitamos a ver la retransmisión del V Seminario Virtual Internacional "Prosperidad sin sacrificios: construyendo cadenas de suministro libres de trabajo infantil"

Este 21 de julio a las 9:30 a.m. (GMT-5) se retransmitirá en español e inglés a través de www.oitalc.com, el V Seminario Virtual Internacional “Prosperidad sin sacrificios: construyendo cadenas de suministro libres de trabajo infantil”, organizado por la Oficina Regional para América Latina y el Caribe de la Organización Internacional del Trabajo como cierre a la campaña por el Día mundial contra el trabajo infantil 2016.

Este evento contó con la participación de destacados expertos internacionales. Desde Suiza, Merten Sievers, Especialista en Desarrollo de Cadenas de Valor y Formación Empresarial para Pequeñas y Medianas Empresas (SME) de la OIT y, desde Colombia, Diana Chávez, Directora del Centro Regional para América Latina y el Caribe en apoyo al Pacto Mundial de Naciones Unidas. Asimismo, se dieron a conocer dos buenas prácticas corporativas en materia de prevención y erradicación del trabajo infantil en las cadenas de suministro. La primera experiencia fue desde Brasil con Coca-Cola y la segunda desde México con la azucarera Ingenio Lázaro Cárdenas.

A la fecha son 12,5 millones de niños, niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe que trabajan y lo cierto es que conforme múltiples actores intervengan en la cadena de valor y mayores sean las distancias entre éstos, existe la posibilidad de que en algún eslabón un niño o niña por debajo de la edad permitida esté trabajando en el producto o servicio por el que negocia como empresario o consume como ciudadano.

¿Cuáles son los desafíos para hacer frente al trabajo infantil en las cadenas de suministro?

Según Merten Sievers, la compleja mecánica de trabajo de la cadena, que tiene como objetivo lograr mayor productividad y competitividad para el negocio, conlleva a abaratar costos y utilizar mano de obra más barata como la infantil y a pesar de que la empresa no tenga la intención de tener a niños y niñas trabajando, esto se convierte en una realidad difícil de controlar para ellas. En consecuencia, menciona Sievers, en las cadenas de suministro se pueden tornar invisibles tanto el trabajo infantil como algunas de sus peores formas. Por ello, entre los principales desafíos está la identificación y análisis de los puntos de contacto de los diferentes mercados y combatir la pobreza a través del desarrollo de instrumentos de inclusión económica para las familias.

¿Cuál es el rol de la empresa para prevenir y erradicar el trabajo infantil en sus cadenas de suministro?

Para Diana Chávez, las empresas deben asegurar que el tema del trabajo infantil sea una de las prioridades en la estrategia. Las pequeñas, medianas y grandes empresas que aborden este tema generarán un impacto positivo en el crecimiento económico de la región y para sus operaciones. En esta línea, las empresas deben identificar cuál es su rol como actor económico y como pueden potencializar las acciones del Estado en este tema. Asimismo, menciona Chávez, es clave asegurar desde la estrategia de operación y de marketing la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, planificar la manera en que se puede dar a las familias el acceso a un ingreso económico estable y sustentable y evaluar la manera de incluir estos programas en la cadena de valor. Para todo ello, será necesario asegurar una partida presupuestal.

Las innovadoras experiencias regionales

Luiz Andre Soares, Gerente Senior de Sostenibilidad y Valor Compartido de Coca-Cola Brasil, presentó la experiencia “Açaí sin trabajo infantil”, que desde el año 2013 trabaja con familias productoras de esta fruta exótica de la amazonía brasilera, obteniendo a la fecha importantes resultados en mejora de la producción, empleabilidad de los jóvenes, organización de las comunidades y, por supuesto, la no utilización de los niños y niñas en la extracción y primer procesamiento de esta fruta.

Por otro lado, desde México, Mario René Hernández, Gerente de Gestión de Calidad en Ingenio Lázaro Cárdenas presentó la experiencia “Cero tolerancia al trabajo infantil, certificación Bonsucro”. Ingenio Lázaro Cárdenas es la primera central azucarera mexicana en alcanzar la certificación Bonsucro[1] y ha generado un procedimiento de monitoreo para garantizar que en los campos proveedores de caña de azúcar no existan niños, niñas y adolescentes trabajando.

Para profundizar más sobre las cadenas de suministro y su funcionamiento, los desafíos a los que se enfrentan las empresas en este nuevo contexto de producción global, y conocer mejor las experiencias de Brasil y México, le esperamos este jueves 21 de julio.

Los horarios según país se pueden encontrar haciendo clic aquí. A partir de este día, las presentaciones y las fichas de las experiencias empresariales regionales relacionados con la temática de trabajo infantil y cadenas de suministro, estarán disponibles en esta Plataforma Web.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

[1] La certificación Bonsucro certifica que la producción de caña de azúcar y que la cadena de suministro de la empresa poseen un enfoque de futuro sostenible a través de iniciativas medioambientales y socialmente responsables.

Añadir nuevo comentario