• Increase
  • Decrease
  • Normal

Current Size: 100%

Un empleo seguro y saludable para adolescentes en edad de trabajar protegerá al sector de población más afectado por el trabajo infantil.

La seguridad social para jóvenes y adultos contribuirá a los esfuerzos de México para disminuir el trabajo infantil

Como parte de las actividades relacionadas con la puesta en marcha en el nivel nacional del Marco Acelerador de Políticas de la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe libre de trabajo infantil, la OIT junto con la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) desarrollaron el “Modelo de Identificación del Riesgo de Trabajo Infantil”, con el fin de brindar a los países implementadores medidas específicas que ayuden sobre todo a prevenir este problema. México es parte de un grupo de países piloto que ha implementado el Modelo (los otros son Argentina, Brasil, Colombia y Perú) y es el primero en presentar sus resultados:

Los principales factores que incentivan la ocupación infantil no permitida en México son el sexo masculino, si el jefe del hogar está ocupado en el sector agropecuario y si hay hijos adolescentes. Los factores de protección, es decir, los que desincentivan trabajo infantil en México, son la escolaridad del jefe del hogar y de su cónyuge; el acceso del jefe del hogar a la seguridad social, el número de integrantes del hogar –ya que en los hogares donde hay más adultos aumentan las probabilidades de que los integrantes menores de edad tengan menos necesidad de trabajar– y si la niña, niño o adolescente asisten a la escuela.

El Modelo es una herramienta de análisis de datos que, sobre la base de datos existentes en los países (encuestas, censos y registros administrativos), permite analizar el grado de probabilidad de generar situaciones de trabajo infantil e identificar los principales factores asociados a dicho fenómeno. A partir de su aplicación en México, sabemos que de las 32 entidades federativas, 12 presentan riesgo bajo de incidencia de trabajo infantil, 11 riesgo medio y 9 riesgo alto.

“Los resultados del Modelo a nivel estatal son un insumo importante para que los estados puedan ajustar y focalizar sus esfuerzos preventivos en los Municipios con el mayor riesgo de trabajo infantil, para así interrumpir la trayectoria hacia la ocupación infantil no permitida”, destacó Noortje Denkers, Oficial de Trabajo Infantil de la OIT.

De acuerdo a los resultados del Modelo en el ámbito municipal, el grupo de municipios con alto riesgo de ocupación no permitida se caracteriza por presentar tanto una alta proporción de población infantil que se dedica a actividades agrícolas, como un elevado porcentaje de población de 6 a 14 años que no asiste a la escuela, por lo cual, esfuerzos dedicados a la formalización del empleo, especialmente en el sector primario, y la focalización de políticas educativas hacia los grupos con mayor riesgo de trabajo infantil y personas con educación básica inconclusa serán determinantes en una disminución importante en la tasa de trabajo infantil, que en el país afecta a 7.5% de personas entre 5 y 17 años de edad (2,217,648 niñas, niños y adolescentes), de acuerdo al Módulo de Trabajo Infantil (MTI) 2015 de la ENOE (STPS-INEGI).

La ocupación infantil no permitida en México ha ido a la baja, pues de acuerdo con el MTI 2007, 11.5% de las niñas, niños y adolescentes de entre 5 y 17 años se encontraban en ocupación infantil no permitida.

“El objetivo de estos estudios es brindar herramientas a los países para la prevención y erradicación del trabajo infantil y avanzar en la consecución de las metas nacionales y los compromisos asumidos a nivel internacional, para lograr que todas las niñas, niños y adolescentes disfruten su infancia y gocen de todos sus derechos”, puntualizó Denkers.

Para leer el resultado nacional, ingrese aquí.

Para leer el resultado de cada una de las 32 entidades federativas, ingrese aquí

Datos de contexto

De acuerdo con la “Estimaciones globales sobre trabajo infantil” de la OIT, América Latina y el Caribe ha logrado, gracias al trabajo compartido entre gobiernos, organizaciones de empleadores y de trabajadores, sociedad civil y cooperación internacional, una reducción de 9,5 millones de niños, niñas y adolescentes (NNA) en situación de trabajo infantil entre 2000 y 2016.

Si bien este avance es significativo, la región todavía cuenta con 10,5 millones de NNA en trabajo infantil, mayormente en actividades peligrosas, y un importante número en riesgo de ingresar prematuramente al mercado de trabajo.

Para hacer frente a esta realidad, la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe libre de Trabajo Infantil ha diseñado un Marco Acelerador de Políticas, a través del cual los países miembros de la Iniciativa busca intensificar y focalizar la respuesta pública al trabajo infantil para avanzar en el cumplimiento de metas nacionales y de los compromisos regionales y mundiales reflejados en la Meta 8.7 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: “… a más tardar en 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.

La Iniciativa Regional es una plataforma de cooperación intergubernamental integrada por 28 países, con activa participación de organizaciones de empleadores y de trabajadores. México es país fundador y miembro activo.

Añadir nuevo comentario