¿Qué pasará si no eliminamos el trabajo infantil?

 

  • Se dificultará el éxito del trabajo juvenil
  • No se logrará la protección total de los derechos laborales
  • No se alcanzará el pleno empleo productivo
  • No se conseguirá el trabajo decente

La eliminación del trabajo infantil es una tarea impostergable y una meta posible de conseguir. La mayoría de nuestros países necesita destinar un 0.3% de su PBI en los próximos 10 años para ponerle fin en 20251. Sin embargo, esto requiere  voluntad y políticas efectivas.

 

1“Ellos crecen, tú también. La erradicación del trabajo infantil, una inversión con grandes beneficios”. Organización internacional del Trabajo, 2015.