• Increase
  • Decrease
  • Normal

Current Size: 100%

Programa SCREAM por primera vez en Venezuela

Jóvenes voluntarios luchan contra el trabajo infantil en Caracas

En un mes jóvenes voluntarios de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Venezuela se capacitaron para convertirse en los primeros implementadores del exitoso programa “Defensa de los derechos del niño a través de la educación, las artes y los medios de comunicación” o SCREAM (por sus siglas en inglés).

Hace 4 años, cuando aún era estudiante de la UCAB, Andrea De Ruffino, promotora de esta iniciativa en Caracas, ganó un viaje por mérito académico a la sede de la OIT en Ginebra donde conoció la metodología SCREAM y la preocupante realidad del trabajo infantil a nivel mundial. Esta experiencia la llevó a reflexionar sobre la situación de su país en cuanto al trabajo infantil y notó que hacían falta acciones innovadoras para terminar con el problema y generar mayor conciencia en la sociedad sobre ello.

¿Qué es el programa SCREAM?

  • Creado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a través del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), busca promover y fortalecer la participación activa de los jóvenes en la lucha contra el trabajo infantil.
  • En América Latina se ha aplicado en países como Paraguay, Perú, Colombia, Brasil, Ecuador, Costa Rica y Uruguay. 

Andrea, ahora como coordinadora del Área de Proyección Externa y  de Voluntariado de la UCAB, decidió organizar un voluntariado de impacto educativo con alumnos de la carrera de sociología  para la aplicación del programa SCREAM en el colegio Canaima, ubicado en el barrio de La Vega, uno de los más pobres de la zona y en donde se registra un gran cantidad de personas menores edad trabajando.

A la fecha, la UCAB tiene un grupo de 11 voluntarios que cada jueves van a una comunidad y desarrollan junto a los 70 beneficiarios los módulos SCREAM. Andrea cuenta que al llegar al colegio e iniciar con el programa notaron que muchos de los alumnos no percibían al trabajo infantil como algo perjudicial sino como algo normal y necesario; sin embargo, ahora ellos mismos son agentes de cambio en su comunidad y defienden los derechos de los niños, niñas y adolescentes que trabajan, difundiendo las consecuencias negativas del trabajo infantil para los niños e incluso para el crecimiento de su país.

Andrea destaca que esta primera experiencia ha logrado gran receptividad por parte de los escolares, del colegio, de la comunidad y de las autoridades de la UCAB, por ello entre las metas de este comprometido equipo está expandir el proyecto a otras comunidades para el segundo periodo universitario, convocando a nuevos voluntarios y aumentando así el número de beneficiarios. También, entre los planes está que sean los mismos beneficiarios de la primera experiencia quienes junto con el asesoramiento de los voluntarios,  se conviertan en los replicadores del programa SCREAM en las nuevas comunidades. 

Para conocer más sobre SCREAM Venezuela, visite su Instagram aquí

 

Añadir nuevo comentario